Bianca & Sons

Tecnologia para el artesano

Weronika y Marco son una pareja internacional que, en 2013, decidió arriesgarlo todo e irse a vivir al campo, más concretamente a Monferrat, una región predominantemente rural de Italia. Se dedican, principalmente, a la creación de utensilios de madera y arcilla para el hogar y la cocina. Unos objetos que, después, venden por Internet.

Weronika se especializó en Lingüística italiana durante su Erasmus en Italia, mientras que Marco se especializó en Filosofía en la Universidad de Torino, donde también trabajó, aunque en el ámbito de la tecnología de la información. Solía ir a una carpintería a menudo para aprender a restaurar muebles, imbuido por esa pasión por el trabajo de la madera que le transmitió su abuelo carpintero. Cuando Weronika concluyó sus estudios, Marco dejó su trabajo y ambos se embarcaron en un viaje por todo el mundo (principalmente, la India y Asia oriental) durante un año, sobre todo para aclararse las ideas y ver qué es lo que querían hacer en la vida. A Marco le gustaba trabajar con madera y a Weronika comenzó a encantarle también solamente de verlo restaurando muebles. Y así, llegó el día en el que comenzaron a preguntarse: "¿Seríamos capaces de sobrevivir haciendo tazones y tablas de cortar de madera?".

Cuando Marco era niño, su familia compró una casa en el campo, no muy lejos de Torino, en la que tenían un huerto. Por su parte, los padres de Weronika tenían una cabaña de madera en un bosque fuera de Varsovia, que había construido su abuelo. Esta experiencia rural que ambos habían tenido los ayudó a alejarse de la ciudad, rumbo a una vida en el campo. Fue dicho y hecho. Porque esa idea habitual de ir paso a paso y comprar, primero, una casa en el campo, ir arreglándola a lo largo de los años y, por último, disfrutar de ella cuando te jubilas, no les llamaba la atención en absoluto, ya que era sinónimo de pasar toda la vida en la ciudad con trabajos que no les gustaban. Primero, se lanzaron a lo desconocido yéndose a vivir al campo y, después, volvieron a hacerlo al comenzar a crear productos de madera y venderlos por Internet. Y les fue muy bien. De hecho, realmente bien. Hoy en día, venden sus creaciones prácticamente solo a clientes fuera de Italia, la mayoría de ellos en Estados Unidos.

¿Cómo os adaptasteis a la vida en el campo?

Weronika: "Al principio, fue bastante difícil porque nos acercamos a la vida en el campo con la mentalidad de dos urbanitas. Sabíamos muy poco sobre lo que implicaba vivir en el campo y, la verdad, no es que se pueda aprender demasiado sobre cómo cultivar un huerto, tener árboles frutales o criar ovejas y gallinas tan solo leyendo libros. Y, además, tuvimos que aprender una profesión. Sin embargo, nos gustó desde el principio porque, a pesar de las grandes pérdidas que tuvimos, siempre recibíamos algo como recompensa de nuestro trabajo y esfuerzo: fruta, huevos o paseos por el bosque con nuestra perra, Bianca. De hecho, ella es quien le dio el nombre a la empresa".

¿De dónde surgió la idea de trabajar con madera?

Marco: "Yo había trabajado como restaurador de muebles en el pasado y me encantaba. Con la crisis de 2009, prácticamente todos los restauradores de nuestra zona tuvieron que cerrar y, por eso, pensé que sería mejor cambiar de dirección, pero siempre trabajando con madera".

¿Cuándo empezasteis a utilizar máquinas para el trabajo con madera y cómo os fue?

Marco: "Teníamos la intención de lograr ciertos resultados con nuestros productos y sabíamos que podríamos llegar antes a ellos si trabajábamos a tiempo completo, y no solo como aficionados en nuestro tiempo libre. Al principio, tuvimos una experiencia horrible con una máquina que compramos de segunda mano y que tenía un defecto que no habíamos visto cuando hicimos la inspección externa, pero que hacía que la máquina funcionara mal. Después de un año intentando averiguar qué era lo que habíamos configurado mal, llegamos a la conclusión de que probablemente se había caído y que, como consecuencia de la caída, se había dañado una tabla plana y la configuración se había cambiado. Así que decidimos comprar una máquina nueva, una pequeña SCM Minimax combinada. Nuestra experiencia anterior nos había ayudado a entender que la precisión de una máquina es fundamental para poder hacer bien las cosas. El dinero que te ahorras en una inversión inicial, en realidad es dinero perdido. Desde entonces, hemos seguido esta filosofía con todas las máquinas que hemos comprado".

Vuestros productos están cuidadosamente hechos a mano, de forma artesanal. ¿Crees que otras tiendas como la vuestra podrían beneficiarse del uso de máquinas para el trabajo con madera con un nivel de automatización mayor?

Weronika: "Cuando tienes una máquina con demasiada automatización, descartas cierto tipo de trabajo con madera y se pierde lo que distingue a los productos artesanales de los industriales, con los que no podemos competir. Por eso, para nosotros es fundamental utilizar máquinas que ofrezcan cierta libertad al carpintero. A mayor automatización, menor creatividad, menor trabajo artesanal, lo que significa quitarle al producto artesanal su propia naturaleza".

Vuestros productos son, en su mayoría, utensilios de cocina que están en contacto con alimentos. ¿Qué tipo de acabados les dais a vuestros productos para garantizar su durabilidad e inocuidad para los alimentos?

Marco: "Al principio, utilizábamos aceite de vaselina. Pero como no tenía una sustancia real, se acababa muy rápido. Además, no nos gustaba el hecho de que el acabado durase tan poco tiempo y únicamente tuviera la función de atraer a los compradores, pero que hubiera desaparecido para cuando llegaba el momento de utilizar el utensilio en la cocina. Por eso, nos pasamos al aceite de linaza crudo, un producto sueco que compramos en una web alemana. Con cuatro o cinco capas logramos un buen acabado, que es capaz de sobrevivir al lavado con un estropajo suave y agua tibia. Hace poco, descubrimos, en un libro del pintor estadounidense Tad Spurgeon, una serie de fórmulas para mejorar la calidad del aceite de linaza comercial con procedimientos de purificación que los pintores y fabricantes de instrumentos de cuerda usaban en los siglos XVI y XVII. Hemos estado probándolos, pero todavía es muy pronto para hablar de cualquier resultado definitivo.

Tenéis vuestra propia web, pero utilizáis los servicios de otra plataforma (etsy.com) para vender vuestros productos. ¿Estáis contentos con ella? ¿Se la recomendaríais a alguien que esté empezando?

Marco: “Totalmente, pero que no espere que vaya a ser la solución a todos sus problemas. Nos gusta trabajar con ellos, pero es un trabajo a tiempo completo. Crear los productos, fotografiarlos, describirlos, calcular los gastos de envío a todos los países del mundo, hacer la publicidad y asegurarse de que aparecen entre los primeros resultados de las búsqueda de Etsy... Todo esto requiere muchas horas horas de trabajo, además de la voluntad de aprender y un compromiso. Por un trabajo que tuve hace años, no me gusta nada la parte de marketing de nuestro oficio. Aun así, debo decir que, cuando se trata de vender nuestras cosas, me resulta menos estresante pasarme las tardes estudiando formas de mejorar nuestro marketing".

De la producción a fotografiar el producto y, por último, enviarlo. Y luego está el trabajo de contabilidad, promoción y relaciones comerciales. También dais cursos de tornería y tenéis una granja. ¿Cuál es vuestro secreto para ocuparos de todo esto vosotros solos?

Marco: En primer lugar, somos dos. Esto significa dividir los beneficios, pero también el trabajo. Pero, por encima de todo, el secreto (que no pudo mantener Pulcinella) es resignarnos a la idea de que posiblemente no lo consigamos. Es acostumbrarse a la idea de que si te marcas 10 objetivos, probablemente no lograrás alcanzarlos todos a tiempo. No dejar que el estrés se acumule y te haga trizas el estómago. Mantener la calma y continuar. Este es nuestro mayor problema y mayor desafío para 2018. Continuar con nuestra vida, hacer deporte, leer y ver a nuestros amigos. Porque es tan fácil dejarse llevar por una ola de negatividad y decirte a ti mismo que "no he hecho lo suficiente, debería haber hecho más" para encontrarte, 10 años después, como un hombre mayor con poco dinero en el bolsillo y nada más que tenga un valor real. Dejamos la ciudad y nos vinimos a vivir al campo para poder vivir más despacio, y eso es lo que pretendemos hacer. Esto significa no trabajar los domingos, incluso si vamos atrasados con el trabajo. Recordar siempre que somos dos simples artesanos que hacemos objetos de arte. La vida real está hecha de relaciones, experiencia, sensaciones, pensamientos e ideas. Con esta actitud, es mucho más fácil respirar y aceptar la vida tal y como llega. A menudo, al final tampoco es nada malo".

¿Por qué creeis que vuestros productos se venden, principalmente, en otros países, y no en Italia? ¿Podéis llegar a fin de mes con un mercado tan definido?

Marco: "Bueno, como hemos dejado la ciudad, minimizado los gastos (usamos madera para calentar la casa, no tenemos televisión, casi nunca salimos por la noche, cultivamos frutas y verduras para reducir los gastos en compras, etc.), yo diría que vivimos bien y, de hecho, en estos momentos, tenemos una vida muy buena. No nos hemos hecho ricos, evidentemente, si es a eso a lo que te refieres. Nos va bien. Pero, teniendo en cuenta que empezamos de cero hace 3 años, 2017 ha terminado con unos resultados positivos. Para nosotros, ha sido un gran éxito. Creo que vendemos más fuera por la dinámica interna de Etsy: los productos se promocionan mejor en países en los que más venden. O quizás sea porque el primer producto que vendimos en Estados Unidos fue una tabla de cortar de madera de olivo. No tengo ni idea, la verdad. Lo que si es cierto es que, en otros países, la gente normal que hace la compra en el mercado es capaz de distinguir fácilmente un producto muy artesanal, porque llevan viéndolo toda la vida. Entiende perfectamente todo el trabajo que lleva detrás y, por eso, acepta su precio y está dispuesta a pagar una cantidad que considera aceptable. En Italia, por lo que he visto en mis tres años de experiencia (no mucho, lo reconozco), la mayoría de la gente ya no sabe la diferencia entre mucho y poco trabajo artesanal. Hay algo de confusión con el hecho de que una empresa que produce 5.000 piezas al día sea un productor artesanal. Desde hace mucho tiempo (dos o tres generaciones, diría) es raro ver a un artesano trabajando en su tienda o su taller. Por eso, muy poca gente entiende el trabajo y los costes que implica hacer cada producto. No porque nosotros, los italianos, seamos unos ignorantes, ni nada así, sino, simplemente, porque los artesanos llevan varias generaciones luchando contra la extinción y la mayoría de la gente nunca ha visto a una persona torneando una placa o golpeando hierro. Entonces, resulta muy fácil entender por qué no somos capaces de apreciar los objetos que vemos en los mercados de artesanos. Esto podría ser una explicación de por qué es más fácil vender en el extranjero. Pero solo estoy hablando de nuestro caso. Ni por asomo me atrevería a generalizar y decir que esto es cierto para todo el mundo".

Bianca & Sons

Madera, cerámica y un perro en la campiña italiana
biancaandsons.weebly.com

Productos relacionados

Minimax C 26G - Combinada Universal para Madera - SCM Group

minimax c 26g

Combinada universal con toda la calidad Minimax al precio más accesible, ideal para hobbistas exigentes y talleres artesanales.

Minimax C 30G - Combinada Universal para Madera - SCM Group

minimax c 30g

Combinada universal con toda la calidad “Made in Italy” Minimax al precio más accesible, ideal para hobbistas exigentes y talleres artesanales.

Minimax CU 300C - Combinada para Procesamiento Madera - SCM Group

minimax cu 300c

La combinada universal para los hobbistas exigentes y talleres artesanales. Esencial, práctica y con la mejor realción precio/prestaciones.

Minimax CU 410C - Combinada para Talleres Artesanales - SCM Group

minimax cu 410c

La combinada universal para hobbistas exigentes y talleres artesanales esencial, práctica y con la mejor relación precio/prestaciones.